Select a page

La estrategia es imprescindible en la creación de contenidos

Si tu empresa o tu marca ya ha decidido que la creación de contenidos le pueden aportar valor, enhorabuena. Si te ha pedido que empieces a crear esos contenidos y no te ha pedido que antes crees una estrategia, tienes un problema.

De nada va a servir que crees mucho contenido, incluso contenido de calidad si no sabes cosas elementales: ¿Quiénes son los destinatarios de tu mensaje? ¿Qué objetivo tienes? Tener claramente identificado el objetivo te ayudará a descartar proyectos que no aporten valor alguno. Los recursos empresariales, además de valiosos, suelen ser escasos, así que conviene administrarlos bien y una estrategia correcta te ayudará en este sentido.

También te ayudará a poner foco. Debes definir bien las necesidades de tus clientes, o mejor de tu público objetivo, garantiza que el contenido que elabores sea el más importante para ellos.

Y de la misma manera te mantendrá organizado. Con un calendario planificado te aseguras de que el contenido sea relevante y tenga un ritmo de publicación lógico. Tan perjudicial es que el contenido sea malo como que se publique en el momento equivocado.

Estas son algunas ideas para la elaboración de una estrategia de creación de contenidos:

  1. Comienza identificando objetivos. Define los objetivos generales e identifica a tus clientes y tus fortalezas.
  2. Sigue creando arquetipos de público objetivo. Construye personas tipo para que las adecuadas reciban el contenido adecuado en el momento adecuado.
  3. Después, haz un planing básico. Debe estar claro quiénes son los responsables del proyecto. Te mantendrá organizado.
  4. Elabora más tarde un mapa con el tipo de contenidos que vas a crear (un post, un whitepaper…). Ya sabes cómo son tus personas objetivo y sus intereses,  y así será más fácil que elijas el tipo de contenido que más les conviene.
  5. Planifica a continuación cómo se distribuye ese contenido. Otra vez dependerá de tus personas, de cómo ellas consumen el contenido. Ten en cuenta todos los canales de distribución posibles (email, blog o web, Twitter o Linkedin, por ejemplo).
  6. Crea un calendario. ¿Con qué frecuencia vas a publicar? Respétalo.

Tomarse un tiempo para crear una estrategia detallada es el camino adecuado para asegurarse de que se va a elaborar el contenido correcto en el entorno correcto y de que el esfuerzo va a merecer la pena.

 

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*